15 años de lucha por la esclerosis

Ayer fue el día en el que la Asociación Burgalesa de Esclerosis Múltiple, (Asbem), celebró sus primeros 15 años de existencia; un tiempo en el que por sus dependencias han pasado alrededor de 100 afectados, así como infinidad de familiares, porque en la asociación el trabajo se centra, por un lado en la consecución de una mejor calidad de vida para los enfermos, y por otro en el apoyo a quienes conviven diariamente con los que padecen esclerosis múltiple o la conocida como ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica).

En estos momentos en Asbem cuentan con 50 asociados aunque según los datos que ellos mismos manejan estiman que «en Miranda habrá entre 100 y 150 personas afectadas», afirma la trabajadora social, Begoña Castro. Y a todas ellas la primera recomendación que les hacen es que en cuanto reciban el primer diagnóstico «comiencen el tratamiento». Parecería innecesario, pero en Asbem han constatado que no siempre es así porque en muchos casos «como se encuentran bien y tienen pocas limitaciones, no lo hacen». Y dejar pasar el tiempo cuando se padece esta enfermedad es un error porque «si se inicia al principio la evolución de la enfermedad será más lenta y tendrán una mejor calidad de vida. Si lo dejan todo será más complicado cuando llegue el primer brote».

Desde que Asbem echara a andar el planteamiento fue el de realizar una atención integral para los enfermos y que se dirige a todos los aspectos dañados por la enfermedad, «tenemos rehabilitación de fisioterapia, atención social, apoyo psicológico, o terapia ocupacional».

De todo esto se sienten «orgullosos», y también porque pueden afirmar que se han subido al tren de las innovaciones y los avances «con la ciberterapia o los entrenamientos de fuerza».

Su trabajo tiene por objeto también dar a conocer la enfermedad, «lo que es y lo que no es, porque a veces al enfermo se le hace mucho daño con estereotipos», argumenta Begoña Castro.

Sin duda para que la labor sea más efectiva se precisa de recursos y en estos momentos de crisis también estas asociaciones se están viendo afectadas por los recortes. Así las cosas la trabajadora social argumenta que ahora tendrán que ser más austeros. «Nos ajustamos al máximo en los gastos y hemos tenido que eliminar el servicio de piscina. Esperamos no tener que seguir recortando». El futuro lo ven con preocupación porque las aportaciones de las administraciones se están recortando «todas menos las del Ayuntamiento, que no sólo va a mantener lo que nos daba, sino que lo va a incrementar un 10%; del resto no sabemos nada», algo que el propio alcalde corroboró cuando le entregaron una placa para agradecer el apoyo que Asbem tiene en la ciudad». También en esta celebración de su decimoquinto aniversario se homenajeó a Mari Sol Picó, que ha sido su presidenta durante 14 años.

197 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar comentario