La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad que aparece con mayor frecuencia en adultos jóvenes entre los 20 y 40 años de edad. Hablar de esclerosis múltiple es referirnos a una enfermedad progresiva del sistema nervioso central, que provoca lesiones múltiples en la mielina encargada de recubrir los axones de las neuronas y constituye la sustancia blanca en forma de placas diseminadas.

Las lesiones se producen de forma generalizada tanto en el cerebro como en la médula espinal, produciendo así síntomas motores como hormigueo, rigidez muscular, debilidad de las extremidades inferiores, visión borrosa, cambios en el habla, problemas en el control urinario, síntomas neuropsiquiátricos o síntomas cognitivos, entre otros.

De manera generalizada, la población es conocedora de la EM por sus déficits físicos que son, evidentemente, lo más notorios. Seguramente conozcan también los problemas psicológicos que acarrean afrontar una enfermedad y adaptarse a una nueva vida que requiere dificultades añadidas. El paciente no sólo tiene que afrontar los episodios venideros de brotes que sin avisar se presenten, sino que también tiene que ser consciente de su estrenada dependencia en algunos aspectos y de sus cambios emocionales que fluctuarán dependiendo del día.

Luego está una tercera parte, que posiblemente sea la más desconocida entre la población y quizá también entre el colectivo afectado por la EM, los déficits cognitivos.

Uno de los déficits cognitivos más notorios en la EM es  el enlentecimiento en la velocidad de procesamiento. Este efecto, derivado directamente del daño en sustancia blanca, es el responsable del rendimiento en el resto de aspectos cognitivos (Oreja-Guevara y Lubrini, 2009). Velocidad de procesamiento y atención son procesos que van de la mano, y para conseguir un rendimiento óptimo en atención debemos tener también una excelente velocidad al procesar la información que recibimos, por lo que la atención es otra función cognitiva afectada en la Esclerosis.

Entre un 40% y un 60% de pacientes con EM tienen dificultades con la memoria y el aprendizaje.  Se identifican los problemas en memoria de estos pacientes por dificultades en el momento de adquisición de la información (Arango-Lasprilla, DeLuca & Chiaravalloti, 2007) y por la aparición de problemas con la memoria operativa, encargada del recuerdo inmediato de información verbal y visual-espacial (Oreja-Guevara y Lubrini, 2009).

Por último, la afectación de las funciones ejecutivas también está presente en algunos de los pacientes con EM. Muchos de ellos, remiten algunas dificultades para planificar eventos, solucionar de manera óptima los problemas o explicar diferentes conceptos o situaciones. Tienen alteraciones notorias en la fluidez verbal, y además perseveran en los errores a pesar de reconocerlos. (Oreja-Guevara y Lubrini, 2009).  La progresión de la enfermedad, la alteración neuropatológica subyadcente y su localización serán los indicadores de un rendimiento inadecuado en estas funciones.

Observamos que los pacientes con EM pueden encontrarse más despistados de lo normal, y la capacidad de entender algunas situaciones o relatos complejos ha disminuido. Les cuesta mantener la atención continua a una tarea, no se creen capaces de realizar dos actividades a la vez y a veces tienen contestaciones o cambios de humor bruscos, sin tener motivos y razones para manifestarlos. Estas situaciones o comportamientos son frutos de los déficits explicados y pueden afectar negativamente al transcurso de la vida diaria del paciente, produciéndoles también dificultades en las tareas del hogar, una participación plena en la sociedad, un rendimiento óptimo en el trabajo… (Chiaravalloti & De Luca, 2008).

Para mejorar el rendimiento cognitivo del paciente en todas estas funciones se realiza la rehabilitación y/o estimulación cognitiva: un conjunto de técnicas y estrategias que pretende optimizar la eficacia del funcionamiento de las distintas capacidades y funciones cognitivas (percepción, atención, memoria, razonamiento, lenguaje, procesos de orientación…), mediante una serie de situaciones y actividades concretas. 

Desde la Asociación Murciana de Esclerosis Múltiple ofrecemos una Atención Integral a los pacientes y sus familiares y/o cuidadores, que incluye los Servicios de Información y Asesoramiento, de Rehabilitación Física, y ahora también de Psicología.

Desde el Servicio de Psicología (dirigido tanto a pacientes como a sus familiares y/o cuidadores) se realiza atención psicológica para sobrellevar los cambios producidos y saber regular mejor las emociones encontradas, tener una guía y ayuda en el proceso de adaptación de la enfermedad, dotar de herramientas necesarias al paciente para hacer frente a esta situación, mejorar su autoestima y potenciar sus habilidades sociales con respecto a sus familiares y su entorno social. Además, se realiza también atención cognitiva para trabajar todos los déficits cognitivos anteriormente mencionados, tanto de forma grupal como individualizada, personalizando objetivos que al llevarlos a cabo supondrán una motivación añadida en el paciente, el cual mejorará su estado emocional y su autoestima.

Desde AMDEM queremos resaltar la importancia que tiene estimular nuestro cerebro cognitivo, ayudarlo y reforzarlo frente a esta nueva situación que se nos presenta. Un buen entrenamiento en todas las capacidades cognitivas despierta nuestro cerebro cognitivo. No debemos olvidar que el cerebro es nuestro motor, y cuanto más combustible le demos, funcionará de manera más rápida, óptima y eficiente. La unión de una rehabilitación física y cognitiva mejorarán sin lugar a dudas la condición de los pacientes.

La Asociación Murciana de Esclerosis Múltiple es una entidad sin ánimo de lucro fundada en 1.994 para atender al colectivo de pacientes de Esclerosis Múltiple y otras enfermedades neurodegenerativas con el fin de ofrecer apoyo y los servicios necesarios para mejorar la calidad de vida de los afectados y sus familiares. Nos encontramos en la calle Antonio de Ulloa Nº4 de Murcia, en el barrio de la Flota, Tel. 968 24 04 11 / 639 89 16 82.  

AEDEM logo

AEDEM COCEMFE

C/Sangenjo, nº 36 Madrid 28034

aedem@aedem.org
91 448 13 05 – 91 448 12 61
914-481261